Conciliar la vida sexual, ¿es una prioridad?

Teletrabajo, niños, familiares, amigos, limpiar, comprar, evitar con todas nuestras fuerzas contagiarnos con el bicho… Esto aparece en tu lista cada mañana, vas tachando lo que haces ese día y al terminarlo revisas si has logrado tus objetivos. Si la respuesta es afirmativa has conseguido conciliar tu vida familiar y laboral, si es negativa mal vas. Pero, ¿y qué pasa con tu vida personal, tu vida sexual, tu vida de pareja?

No poder conciliar la vida familiar con la laboral suele provocar estrés y si no sabemos gestionarlo bien acabará derivando en ansiedad. Son demasiadas cosas para hacer en 24 horas. Y como os decía antes, a esa lista hay que sumarle otras vidas, como por ejemplo, tu vida sexual en pareja o solo, da igual.

Si investigas las prioridades de tu vida descubrirás que en las primeras posiciones no están tu sexualidad ni tu placer, estos están a la cola. En primera posición se encuentran los “teledeberes” de tus hijos, hacer lo que el jefe “telemanda”, desinfectar la casa para no contagiarte, llenar la despensa…

 

Consecuencias de no conciliar tu vida sexual

No te sientas mal, estamos intentando sobrevivir a todo; al coronavirus, al encierro, a tantas horas con nuestra gente, a tantas horas sin ellos… Por eso lo que no consideramos imprescindible en nuestra supervivencia se queda rezagado.

Sobrevivir ha sido el comienzo de estos meses tan duros pero ahora que ya hemos conciliado el resto de nuestras vidas, es el momento de comenzar a vivir. Y esto incluye cuidar de nuestra vida personal y no se te olvide tu vida sexual. Da igual si tienes pareja o no porque tu sexualidad es tuya no de la persona que te acompaña en este momento. Si no le encuentras un hueco entre tanto caos, dejará de ser importante para ti y eso traerá consecuencias.

Puede tener consecuencias a nivel individual:

  • Tu libido puede disminuir; cuanto menos sexo practicas menos ganas tendrás. El resto de obligaciones, el cansancio, pueden provocar una falta de deseo hacia cualquier actividad sexual.
  • Si ya existía alguna disfunción sexual previa (vaginismo, eyaculación precoz…) puede empeorar. Por ejemplo, si habías tenido algún gatillazo esto puede acabar en un problema de impotencia.
  • Dejarás de conocerte, dejarás de mimarte, dejarás de relajarte y dejarás de provocar endorfinas (recuerda que son las hormonas de la felicidad).

También pueden existir consecuencias a nivel de pareja:

  • Nos distanciaremos a nivel físico porque cuando no tenemos relaciones sexuales dejamos de tocarnos, de reconocer el cuerpo del otro, de tener momentos de intimidad.
  • Si no sentimos esa cercanía del otro puede hacer que a nivel emocional no sintamos su apoyo y algo se rompa entre nosotros y aparezcan los problemas de pareja.

 

¿Cómo puedes conseguir la conciliación?

Si quieres que tu vida sexual conviva con el resto de tus vidas puedes poner en marcha varias estrategias:

  • Dale la importancia que tiene; decide si quieres sobrevivir o vivir. Para lo primero el resto del mundo estará por delante de ti, para la segunda opción tú tienes que avanzar posiciones.
  • Cuídala; si cuidas tu cuerpo comiendo y bebiendo bien, haciendo deporte, durmiendo en un buen colchón… Puede que sea el momento de cuidarlo viendo cómo le das placer.
  • Hazle un hueco; tendrás que dejar de hacer otras cosas para arañarle minutos al contador del tiempo. Puedes mirar menos el móvil, no ver un capítulo de la serie, dormir media hora menos… Estoy segura que al final el resultado merecerá la pena.
  • Comunícate; si tienes pareja habla con él/ella de todo esto, cuando compartimos los problemas estos se diluyen. Si estás solo tú, no creas que por eso no tienes que hablar, conversa contigo mismo sobre lo que está ocurriendo y las soluciones.
  • Relájate; si al principio no encuentras tiempo o sigue sin apetecerte no te agobies, poco a poco volverás a crear una rutina sexual. El sexo y el estrés no son muy buenos amigos, así que practica alguna técnica de relajación.

Si a pesar de todo esto crees que necesitas terapia sexual para seguir ayudándote ponte en contacto con nuestro centro de psicología en Granada. Nuestra sexóloga valorará si es suficiente una terapia individual o sería conveniente una terapia de pareja para abordar tu situación.

Recuerda que continuamos con la terapia online pero que ya ofrecemos también terapia sexual y de pareja en nuestro centro de psicología en Granada, en Promethea. Cualquiera de las dos opciones son válidas para nosotras, así que elige la que mejor se adapte a tus necesidades. Cualquier duda, pregunta, sugerencia… no dudes en ponerte en contacto con nosotras.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!

A continuación te mostramos las cookies que utilizamos para ofrecerte una mejor navegación. Aquellas cookies que no son necesarias podrás activarlas o desactivarlas en función de tus necesidades.


Para poder navegar por nuestra página web, las siguientes cookies técnicas son necesarias para una correcta navegación.
  • Redux_current_tab
  • Redux_current_get
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined
  • wordpress_gdpr_privacy_policy_accepted
  • Wordpress_test_cookie

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios