¿A qué llamamos Zona de Confort?

La Zona de Confort es un estado psicológico en el que no tienen cabida incomodidades, como los miedos, inseguridades o conflictos de una persona. Es un “espacio” metafórico, aunque en ocasiones, ese espacio pasa a ser también físico. Es decir, la persona adopta como zona de confort lugares específicos, grupos de personas, etc. ¿Te suena?

La zona de confort la crea cada persona a su propio criterio y en función de sus miedos y creencias.

 

¿Por qué se crea?

Tiene una función, y es permanecer alejados de lo que consideramos peligroso o incómodo. Se trata de un estado de “no ansiedad” que creamos para sentirnos seguros. Pero en ocasiones, se convierte en una constante en la vida cotidiana, y ese espacio se va reduciendo cada vez más. Así, va minando gran parte de nuestras oportunidades, experiencias y relaciones (incluso se puede llegar a generar un cierto miedo a las relaciones).

Cuando tenemos un conflicto, problema o algo que afrontar que nos resulta incómodo, o nos genera ansiedad, a veces lo evitamos. De este modo, el malestar desaparece en el momento…o al menos esa sensación nos da. Esto implica que se produce una sensación de alivio momentáneo importante, que produce satisfacción. Por ello quizás, ante un problema similar en el futuro, actuemos de igual manera. No obstante, este alivio, como he comentado anteriormente, es momentáneo, y no soluciona el problema.

Y así, poco a poco, se va afianzando esta zona de confort. En ella nos encerramos cada vez que nos vemos con pocas estrategias para hacer frente a algo o alguien. Y será más y más pequeña a medida que dejemos de afrontar situaciones.

Aquí nos asalta el paradigma del corto o largo plazo. Esta zona de confort produce un alivio a corto plazo, sí. Pero, ¿y a largo plazo?

 

¿Por qué conviene salir de la Zona de Confort?

La zona de confort tiene sus ventajas. De hecho, se llama así porque da sensación de comodidad, y nos evita sentir emociones como miedo o ansiedad, en determinados momentos.

  • La generamos cuando nos creemos sin recursos o con pocas ganas para afrontar lo incómodo. Así, lo que hacemos es evitarlo. Pero eso que nos resulta ansiógeno al principio, se va haciendo más grande e inabordable a medida que lo eludimos… Hasta que la zona de confort pasa de ser fortaleza protectora a cárcel autoimpuesta.

Es decir, de zona de confort, pasa a ser zona de disconfort.

  • Además, por mucho que lo evitemos, el problema o incomodidad no desaparece, simplemente queda alejado. A cambio, nos perdemos muchas experiencias y oportunidades por el camino.
  • Por otra parte, este afrontamiento evitativo puede hacer que la autoestima se vea mermada. A base de no afrontar situaciones, cada vez nos veremos con menos recursos y capacidad para resolver problemas o afrontar situaciones potencialmente difíciles.
  • La zona de confort puede impedirnos ser libres, tomar buenas decisiones, y sobre todo, avanzar y crecer. Para crecer necesitamos experimentar miedo y ansiedad, y afrontar ciertas situaciones que nos resultan incómodas.

Las consecuencias de este cambio son notables para la autoestima, el desempeño personal y la seguridad en uno mismo, es parte del proceso de cómo sentirse bien con uno mismo.

 

¿Cómo puedo salir de la zona de confort?

  • La autoconsciencia es el primer paso. Lo primero que debes hacer es darte cuenta. Darte cuenta de cuál es tu zona de confort y en qué situaciones te encierras en ella. Como hemos dicho, en cada persona es diferente.

¿Cómo me doy cuenta? Puedes hacerte algunas preguntas para ayudarte:

– ¿Qué tiendo a hacer cuando algo me resulta incómodo?

– ¿Hasta qué punto me dejo llevar por esa evitación de la incomodidad y me meto en mi zona de confort?

– ¿Qué cosas dejo de hacer por esto?

– ¿Cuánto se aleja de mis valores y de quién me gustaría ser?

  • La aceptación también es necesaria para salir de la zona de confort. Aceptar no significa resignarse, pues la aceptación va unida a la acción, no a la impotencia. En primer lugar, conlleva aceptar que la solución no es encerrarse en la zona de confort. Asimismo, implica aceptar las dificultades que existen, y las emociones que surgen ante las mismas, e intentar afrontarlas activamente.
  • Y, por último, empezar a salir de ella. ¿Cómo? Afrontando, poco a poco, situaciones que antes evitaba. Permitiéndome afrontar, sentir miedo, equivocarme. Y salir fortalecido de ello. La única forma de salir es afrontando activamente y de forma consciente lo que en un principio nos hizo encerrarnos, porque nos generaba malestar. Una vez que nos damos cuenta de que tenemos recursos para hacerle frente, la necesidad de encerrarse en esa zona de confort se reduce significativamente.

Merece la pena… ¿Te atreves?

Si crees que llevas mucho tiempo dentro de tu zona de confort y necesitas ayuda externa, ¡ya sabes! El primer paso es ser consciente y aceptar que te viene bien esa ayuda. Y luego, ¡no dudes en dar el paso! Desde el Centro de Psicología Promethea estaremos encantadas de orientarte y de darte las herramientas que necesites para tu proceso.

Recuerda que puedes ponerte en contacto con nuestro equipo de psicólogos en Granada desde aquí y que puedes optar por la terapia online si, por tu situación personal, lo prefieres.

 

Artículo escrito por
Ana Rodríguez Angelina
Psicóloga infantil y de adultos
en Centro Promethea de Granada

((Si quieres puedes leer nuestro post de la semana pasada: “¿Y tú qué harías si fueses el Asno de Buridán?”))

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!

A continuación te mostramos las cookies que utilizamos para ofrecerte una mejor navegación. Aquellas cookies que no son necesarias podrás activarlas o desactivarlas en función de tus necesidades.


Para poder navegar por nuestra página web, las siguientes cookies técnicas son necesarias para una correcta navegación.
  • Redux_current_tab
  • Redux_current_get
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined
  • wordpress_gdpr_privacy_policy_accepted
  • Wordpress_test_cookie

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios