Conversaciones sobre vida sexual posthija/o

Los parques son sitios muy divertidos y educativos para los peques, lo que yo no sabía es que también era un lugar de confidencias para las mamás. El otro día escuché una conversación sobre sexo interesante que, además de unir más a esas mamás, me dio la idea para escribiros esta semana.

Si piensas en cómo está dividida tu vida social es probable que sea precovid-postcovid, eso ha marcado grandes diferencias. Si piensas en tu vida sexual cuando eres mamá, es probable que haya una división prehija/o-posthija/o, también hay claras diferencias.

Viendo que es algo tan importante en la vida sexual de una mujer pensé que estaría bien identificar qué es lo que ocurre y cuáles son los motivos. En las sesiones de terapia sexual siempre vemos si puede haber algo físico y emocional que pueda estar afectando la calidad de nuestra vida sexual.

 

¿Qué ocurre en nuestra sexualidad cuando somos mamás?

Estas mamás decían que lo que más les ocurría era una falta de deseo, cada vez tenían menos ganas (vamos, todo lo contrario a la hipersexualidad de la que hemos hablado alguna vez). Ellas lo achacaban al cansancio, cuando hay un peque en casa no se para y no se duerme, eso se traduce en agotamiento físico/mental. La mamá ve la cama/sofá… como un sitio donde descansar, no como un lugar para el sexo.

Está bien saber que también se puede explicar por una revolución hormonal como vamos a ver a continuación:

  • Durante el embarazo hay muchos estrógenos y progesterona, segregadas por la placenta. Su función es que las zonas erógenas (genitales externos y pecho) estén más irrigadas e inervadas. Están más grandes y sensibles, lo que se suele acompañar de un aumento del deseo sexual e incluso de más facilidad para llegar al orgasmo.
  • Tras el parto, esas maravillosas hormonas que nos han hecho tener más deseo, disminuyen muchísimo, casi hasta cero. Y hace su aparición otra hormona; la prolactina, que se queda con nosotras durante la lactancia. Lo que consigue es que haya un gran descenso de la libido.

Es importante conocer este proceso para que nadie os haga creer que es un problema o algo anormal. Tenemos que conocer nuestro cuerpo y entender que es un proceso fisiológico. Claro que el cansancio influye y mucho, pero nuestro cuerpo también nos está dirigiendo a su manera.

En esa conversación también hablaban de que a veces la penetración les producía molestias porque notaban poca lubricación, sequedad vaginal. Puede ser que si no estás lo bastante excitada no lubriques suficiente y te moleste la penetración. La falta de excitación se puede deber a que tu principal órgano sexual, el cerebro, no está activado sexualmente. Si mientras mantienes relaciones sexuales estás pendiente de si tu hija/o llora o si entra en la habitación, no estás centrada en tus sensaciones físicas.

Como os podéis imaginar, también existe una explicación en tu cuerpo. Durante el parto puede haber algún traumatismo vaginal (por ejemplo, la episiotomía) que cause dispareunia. El dolor durante la penetración debe ser rechazado en todo momento, no tiene que haber ninguna sensación desagradable para la mujer. Además, la prolactina de la que hablábamos antes también puede producir sequedad vaginal.

 

Como sexóloga os cuento qué podemos hacer para mejorar nuestra vida sexual

En esa conversación de mamás no me pude meter, nos las conocía, y me hubiera gustado decirles que todo eso tiene solución. Lo principal, como siempre, es la comunicación con tu pareja. Cuéntale cómo te sientes, qué cambios notas en tu cuerpo y tu mente, qué necesitas… Las relaciones sexuales cambian conforme nuestra historia personal, familiar y corporal se modifica. Y eso hace que tu relación de pareja también vaya evolucionando, es primordial que ese cambio lo viváis como un equipo.

Hemos visto que la principal causa de no mantener relaciones sexuales posthija/o es la falta de deseo. Pues quiero que te sigas conociendo y para ello te voy a explicar que hay dos tipos de deseo sexual. Uno de ellos, el deseo sexual tipo 1, es como algo que nace dentro de ti y tu cuerpo reacciona buscando el placer, a solas o acompañada. Es algo más instintivo. Este deseo es el más conocido y cuando no lo sentimos es cuando pensamos que tenemos un problema. Esto les ocurría a las mamás del parque.

Pues bien, quiero presentaros al deseo sexual tipo 2, no por ser el dos es menos importante. Os cuento, en el 1 lo que ocurre es que tengo ganas (este es el deseo), mi cuerpo responde (me excito) y puede ser que llegue al orgasmo. En el tipo 2 hay un cambio en el orden, no siento el deseo hasta que mi cuerpo no responde, es decir, primero me excito y luego siento deseo.

Podríamos decir que en vez de ser un deseo instintivo, como el 1, es un deseo cultivado. Por eso es necesario que tú y tu pareja lo entendáis. Ningún deseo es mejor que el otro, simplemente son formas diferentes de sentir la sexualidad o momentos diferentes en los que te puedes encontrar.

Creo que esta es la clave para entender por qué no hay ese deseo en un principio, pero si te das ese tiempo va a aparecer. El cuerpo nos lanza mensajes, las hormonas suben o bajan, pero nosotras podemos decidir a pesar de todo eso. Podéis buscar un momento en el que tu hija/o esté con otra persona y vosotros podáis desconectar. Deja que tu pareja tome la iniciativa, dile a tu pareja que te deje estar más pasiva, y verás como todo fluye.

Si has llegado hasta aquí leyendo, creo que es el momento de que le pases este post a tu pareja porque seguro que necesita entenderte. Y recuerda que si a pesar de esta explicación, necesitas/necesitáis ayuda en Promethea, nuestro Centro de Psicología en Granada os podemos ayudar. Como sexóloga en Granada (o a través de la terapia online en cualquier lugar del mundo) me centraré en que entendáis y mejoréis vuestra vida sexual posthija/o.

 

Artículo escrito por
Carmen Montoro
Psicóloga, terapeuta de pareja, sexóloga y
co-directora en Centro de Psicología Promethea

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!

A continuación te mostramos las cookies que utilizamos para ofrecerte una mejor navegación. Aquellas cookies que no son necesarias podrás activarlas o desactivarlas en función de tus necesidades.


Para poder navegar por nuestra página web, las siguientes cookies técnicas son necesarias para una correcta navegación.
  • Redux_current_tab
  • Redux_current_get
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined
  • wordpress_gdpr_privacy_policy_accepted
  • Wordpress_test_cookie

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios