Psicología adultos

Psicología adultos

En ocasiones nos encontramos ante situaciones que creemos no poder solucionar, pudiendo provocarnos una gran inestabilidad emocional (estrés, ansiedad, insomnio…). Muchas veces estas sensaciones y pensamientos negativos permanecen mucho tiempo en nosotros, ya sea porque nos cuesta identificarlos, por miedo a enfrentarnos a ellos, o por la dificultad de pedir ayuda psicológica. Creemos que el paso del tiempo volverá a ponerlo todo en su sitio, pero la experiencia nos dice que si evitamos enfrentarnos a los problemas psicológicos, no sólo no se solucionarán, sino que acabarán salpicando a otras áreas de nuestra vida que a priori no estaban afectadas.

Si esta inestabilidad emocional no la tratamos, puede acabar transformándose en un trastorno psicológico. Nuestro objetivo de terapia es ayudar a la persona a afrontarlo de manera efectiva y adaptativa. Para ello, la atención psicológica se proporciona a través de una valoración inicial, diseñando unos objetivos pactados, que serán valorados según avance el proceso terapéutico.

¿Por qué ir a terapia? Principales motivos:

¿Por qué ir a terapia? Principales motivos:

Ansiedad, estrés, obsesiones, ataque de pánico: la ansiedad puede manifestarse de distintas formas (a nivel de pensamientos negativos y pensamientos obsesivos, sensaciones físicas o conductas). Nuestro objetivo será aprender a tolerar estos diferentes síntomas y adquirir herramientas para conocer, cómo gestionar la ansiedad sea cual sea la forma en la que se presente.

Inestabilidad emocional, problemas de autocontrol emocional: las emociones que surgen en cada instante suelen gobernar el comportamiento de la persona, haciendo que pueda pasar de un estado emocional positivo a otro negativo en cuestión de segundos. La frustración de sentir que no podemos tomar el control de nuestras emociones, suele terminar afectando a la confianza que tenemos en nosotros mismos y a las relaciones que tenemos con los demás.

Problemas relacionados con el estado de ánimo: en la depresión se dan patrones de pensamiento en los que nos consideramos a nosotros mismos, al futuro y a nuestro entorno de un modo negativo y catastrofista. Suelen aparecer síntomas como tristeza, llanto, sentimiento de culpa, desmotivación, inseguridad, indecisión, insomnio, problemas de autoestima, problemas de concentración… En el trastorno bipolar estos síntomas depresivos pueden llegar a manifestarse de forma muy intensa, alternándose con otros estados de euforia y elevada actividad que pueden resultar muy incapacitantes.

Crisis existencial: podemos llegar a experimentar profundas dudas sobre nosotros mismos, dudas sobre el sentido de la existencia acompañadas de poca confianza en uno mismo, sentimientos de vacío y de soledad, ansiedad, despersonalización…

Trastornos relacionados con la conducta alimentaria: se suelen detectar síntomas que dan la voz de alarma como: preocupación excesiva por las calorías de los alimentos, reducción o incremento significativo de los mismos, pensamientos obsesivos por la imagen, utilización de trampas para evitar la comida… Dichos síntomas pueden dar lugar a trastornos como: anorexia, bulimia

Insomnio: si no conseguimos un sueño reparador, afrontar el resto del día puede convertirse en una gran lucha que desencadena otros síntomas como: estrés, ansiedad, irritabilidad, indecisión… Tan importante será conocer las causas por las que no podemos dormir bien, como tratar las consecuencias derivadas del insomnio.

Adicciones: existe una necesidad y un impulso por consumir la droga ante el que es muy difícil resistirse. Las consecuencias del consumo son múltiples e incluyen la pérdida de amistades, los problemas económicos, las discusiones en pareja y un sufrimiento constante para el consumidor, entre otros.

Inseguridad, indecisión, miedos: sentirnos inseguros puede hacer que dejemos de considerarnos válidos y no tomemos decisiones por miedo a equivocarnos, desarrollando un miedo mayor a enfrentarnos a situaciones nuevas o donde quedemos expuestos, aislándonos de los demás como una forma de evitación del malestar.

Problemas de comunicación, timidez, ansiedad social: la timidez se convierte en un problema cuando no nos permite mantener de forma satisfactoria las relaciones sociales que queramos, inhibiéndonos a la hora de expresar nuestras opiniones y necesidades, y dificultándonos el tomar decisiones. Puede llegar a desarrollarse una fobia social.

Problemas de mobbing laboral: el acoso laboral puede provenir tanto de compañeros como de jefes. Se genera una situación de vulnerabilidad para la persona debido a las conductas abusivas,además de la aparición de otros síntomas de daño psicológico como: problemas de estrés postraumático, ansiedad, autoestima, incapacidad laboral, problemas de concentración, problemas de memoria

Trastornos de personalidad: la forma de pensar, sentir y de comportarnos que hemos desarrollado a lo largo de nuestra experiencia y de nuestras relaciones con los demás, ya no nos sirven de la misma manera ni nos permiten adaptarnos al medio; pudiendo provocar un profundo malestar y afectando a las relaciones interpersonales.

Esquizofrenia, psicosis: pueden presentar una grave distorsión en el pensamiento, la percepción y las emociones. Afecta a la conciencia de la realidad y sus emociones se ven afectadas con pérdida de hábitos e intereses, aislamiento social, depresión y/o irritabilidad.

Si te has sentido identificado con alguna de estas dificultades o situaciones y te gustaría que se presentasen de forma diferente y sentirte bien contigo mismo, estaremos encantados de proporcionarte ayuda psicológica.

Ansiedad, estrés, obsesiones, ataque de pánico: la ansiedad puede manifestarse de distintas formas (a nivel de pensamientos negativos y pensamientos obsesivos, sensaciones físicas o conductas). Nuestro objetivo será aprender a tolerar estos diferentes síntomas y adquirir herramientas para conocer cómo gestionar la ansiedad sea cual sea la forma en la que se presente.

Inestabilidad emocional, problemas de autocontrol emocional: las emociones que surgen en cada instante suelen gobernar el comportamiento de la persona, haciendo que pueda pasar de un estado emocional positivo, a otro negativo en cuestión de segundos. La frustración de sentir que no podemos tomar el control de nuestras emociones, suele terminar afectando a la confianza que tenemos en nosotros mismos y a las relaciones que tenemos con los demás.

Problemas relacionados con el estado de ánimo: en la depresión se dan patrones de pensamiento en los que nos consideramos a nosotros mismos, al futuro y a nuestro entorno de un modo negativo y catastrofista. Suelen aparecer síntomas como tristeza, llanto, sentimiento de culpa, desmotivación, inseguridad, indecisión, insomnio, problemas de autoestima, problemas de concentración… En el trastorno bipolar estos síntomas depresivos pueden llegar a manifestarse de forma muy intensa, alternándose con otros estados de euforia y elevada actividad que pueden resultar muy incapacitantes.

Crisis existencial: podemos llegar a experimentar profundas dudas sobre nosotros mismos, dudas sobre el sentido de la existencia acompañadas de poca confianza en uno mismo, sentimientos de vacío y de soledad, ansiedad, despersonalización…

Trastornos relacionados con la conducta alimentaria: se suelen detectar síntomas que dan la voz de alarma como: preocupación excesiva por las calorías de los alimentos, reducción o incremento significativo de los mismos, pensamientos obsesivos por la imagen, utilización de trampas para evitar la comida… Dichos síntomas pueden dar lugar a trastornos como: anorexia, bulimia

Insomnio: si no conseguimos un sueño reparador, afrontar el resto del día puede convertirse en una gran lucha que desencadena otros síntomas como: estrés, ansiedad, irritabilidad, indecisión… Tan importante será conocer las causas por las que no podemos dormir bien, como tratar las consecuencias derivadas del insomnio.

Adicciones: existe una necesidad y un impulso por consumir la droga ante el que es muy difícil resistirse. Las consecuencias del consumo son múltiples e incluyen la pérdida de amistades, los problemas económicos, las discusiones en pareja y un sufrimiento constante para el consumidor, entre otros.

Inseguridad, indecisión, miedos: sentirnos inseguros puede hacer que dejemos de considerarnos válidos y no tomemos decisiones por miedo a equivocarnos, desarrollando un miedo mayor a enfrentarnos a situaciones nuevas o donde quedemos expuestos, aislándonos de los demás como una forma de evitación del malestar.

Problemas de comunicación, timidez, ansiedad social: la timidez se convierte en un problema cuando no nos permite mantener de forma satisfactoria las relaciones sociales que queramos, inhibiéndonos a la hora de expresar nuestras opiniones y necesidades, y dificultándonos el tomar decisiones. Puede llegar a desarrollarse una fobia social.

Problemas de mobbing laboral: el acoso laboral puede provenir tanto de compañeros, como de jefes. Se genera una situación de vulnerabilidad para la persona debido a las conductas abusivas, además de la aparición de otros síntomas de daño psicológico como: problemas de estrés postraumático, ansiedad, autoestima, incapacidad laboral, problemas de concentración, problemas de memoria

Trastornos de personalidad: la forma de pensar, sentir y de comportarnos que hemos desarrollado a lo largo de nuestra experiencia y de nuestras relaciones con los demás, ya no nos sirven de la misma manera ni nos permiten adaptarnos al medio; pudiendo provocar un profundo malestar y afectando a las relaciones interpersonales.

Esquizofrenia, psicosis: pueden presentar una grave distorsión en el pensamiento, la percepción y las emociones. Afecta a la conciencia de la realidad y sus emociones se ven afectadas con pérdida de hábitos e intereses, aislamiento social, depresión y/o irritabilidad.

Si te has sentido identificado con alguna de estas dificultades o situaciones y te gustaría que se presentasen de forma diferente y sentirte bien contigo mismo, estaremos encantados de proporcionarte ayuda psicológica.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar con la navegación entendemos que acepta nuestra política de cookies.

Privacy Settings saved!

A continuación te mostramos las cookies que utilizamos para ofrecerte una mejor navegación. Aquellas cookies que no son necesarias podrás activarlas o desactivarlas en función de tus necesidades.


Para poder navegar por nuestra página web, las siguientes cookies técnicas son necesarias para una correcta navegación.
  • Redux_current_tab
  • Redux_current_get
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined
  • wordpress_gdpr_privacy_policy_accepted
  • Wordpress_test_cookie

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios